Crócknicas Arácknidas. De la vivencia al relato.

miércoles, 26 de octubre de 2016

Tormenta

Ahí viene la tormenta
La nube es más gris que la vez anterior
Estoy parado contemplándola
Con miedo a mojarme
Sin moverme

Sé que el viento será fuerte
Amenazará con arrastrarme
Tal vez termine en el suelo
Pero sigo ahí

No puedo vencerla
Me gritan que corra, que me aleje

Me hará daño
Puede ser peor que la última vez

El aire se siente cada vez más frío
Ni siquiera traigo un impermeable
Su fuerza me arranca la ropa

Empiezo a empaparme
El agua es tibia y me ilusiono
Esta vez puede ser diferente
Me olvido del gris oscuro de las nubes

Grito de alegría por el agua tibia
El sol coquetea con asomarse
Y me ilusiono más
¡Gané, gané!

El viento retoma su fuerza
El agua se enfría
La tormenta se pone cada vez peor
Me asusto, recuerdo las amenazas

Ahora el aire ataca con más furia
Va directo a mi pecho desnudo
Abro las piernas
Me muevo hacia atrás

La lluvia se transforma en granizo
Golpea con fuerza mi cabeza
Me desconcierta, no puedo pensar
Mi piel se llena de marcas rojas
No tengo fuerza ni sentido para moverme

Caigo
Hay demasiada agua
Estoy acostado en un piso cada vez más inestable
Intento levantar la cabeza
El nivel del agua aumenta vertiginosamente

Nadar es la única forma de salvarme
Pataleo y mis pies se lastiman
Aviento brazadas y la piel de los nudillos se pela
Levanto la cara y el aire lleva agua a mis ojos

Poco a poco pasa la tormenta
El agua sigue ahí
No lo noto y sigo nadando
Llego a la orilla
Me sostengo y recupero la postura

Me prometo que no volverá a pasar
Que no volverá a seducirme ninguna nube
Entonces el cielo vuelve a tornarse gris
Y el aire a sentirse más húmedo que antes...