Crócknicas Arácknidas. De la vivencia al relato.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Te extraño

Y te recuerdo
Y me descubro pensándote
Y extrañándote

No me atrevo a leer tus mensajes
Ni a escuchar tu voz
Ni a mirar tus fotos
Ni a cantar tus canciones

Me descubro pensándote sin consciencia
Mirándote como se mira al sol en el atardecer
Sin consciencia del tiempo o el espacio

Y me descubro llorándote
Como se llora al nacer y al morir
También, sin consciencia del tiempo o el espacio

Y la mente es poderosa
Inconsciente y poderosa

Prefiero decirle que te mate
Que piense que ya no existes
Que no vives en ningún sitio
Que no lates en ningún corazón

Porque si vives me matas
Y si mueres vivo
Salvo que vivamos juntos
En otra realidad

Y ni la muerte te mata
Porque te sigo extrañando
Te sigo pensando
Te sigo recordando

A lo muerto se le recuerda mejor que a lo ausente
Morir es resignar
Estar ausente es poder estar pero sin estar
En cambio morir es no estar
Se pueda o no se pueda estar

Por eso intento matarte
Porque te extraño
Porque te pienso
Porque te recuerdo

Contigo no hubo lágrimas
Ni dolor
Ni enojo
Ni tristeza
Ni silencio

Tu existencia fue tan breve
Como fuerte fue tu partida
Tan brillante y cálida
Tan húmeda y tan fresca

Tu presencia no deslumbraba
Ni quemaba
Ni empapaba
Ni congelaba

Era exacta
Como la palabra
         Precisa
Como el tiempo
         Oportuna
Como una sonrisa

Por eso te extraño
Te pienso
Te recuerdo

No hay comentarios.: