Crócknicas Arácknidas. De la vivencia al relato.

domingo, 13 de septiembre de 2015

Huele a tokín

Escrito en la sala de una casa, con músicos tocando frente a mí

Huele a tokín
Huele a rebeldía
A tabaco
A mota
A alcohol
A penas y a melancolías

Allá los locos hacen llorar a la guitarra
Eyaculan sobre la trompeta
Se enamoran discretamente, como enamora el bajo

Se miran reflejados en el compás del jazz
Pelean cada batalla en un breve slam
Viven a los golpes, como las baquetas

El pulque les da otra consciencia
El polvo les pinta la cara
Y una canción les roba una sonrisa

Allá ella lo mira
Le sonríe a discreción
Él agacha la cabeza
Le atrae
Pero le hace el amor a otra vida
A la del humo
A la del dolor
A la de la muerte

Ella se disfraza de otra muerte
Resopla y juega con su hierba
Con su polvo
Con su propia vida
Con su propia soledad

En frente ellos están en su trance
En su risa, en su euforia, en su placer

Juegan sus juegos
Sueñan sus sueños
Miran sus cielos

Tal vez mañana despierten
Tal vez sigan riendo
Sigan jugando
Sigan soñando
Sigan mirando

No hay comentarios.: