Crócknicas Arácknidas. De la vivencia al relato.

domingo, 1 de septiembre de 2013

Te miré y era de noche

Escuché muchas veces:
De noche y sin luz,
no se puede ver nada...
Pero yo te redescubrí

No necesité la luz
Tú fuiste mi faro
Me guiaste
Y me llevaste al paraíso

Sin verte te observé
Mi piel contempló la tuya
Fue reconociendo tus caminos
Tu perfume, tu esencia

Mis labios llegaron a los tuyos
         No necesité verte a los ojos
Los tocaron solos
        Por instinto

Mi destino fuiste tú
Y la noche despiadada quiso evitarlo
Pero tu luz
         Tu mirada ciega fue más fuerte
Más que cualquier oscuridad

Sin querer te conocí mejor
Sin luz tú me iluminaste

Demostraste, una vez más
Que cuando la noche cae
Cuando el negro quiere taparme
Ahí estarás...

No hay comentarios.: